martes, 21 de febrero de 2017

El aprendizaje del miedo en el I Ciclo Poético Ciudad de Valladolid

Desde el mes de enero se viene desarrollando en Valladolid el I Ciclo Poético Ciudad de Valladolid, cuya organización está a cargo de la Asociación Cultural Pergamino y ayuntamiento y universidad de la ciudad pucelana. El evento se llevará a cabo hasta el mes de junio y contará con muchas de las mejores voces poéticas de nuestro país, figuras destacadas como Gamoneda, Luis Antonio de Villena, Luis García Montero o Karmelo Iribarren, además de otros muchos. 



Nuestra editorial, Lápices de Luna, ha tenido el honor de ser representada en este festival, que en su primera edición ya se ha convertido en uno de los referentes nacionales por presupuesto, organizadores y participantes, por Paco Ramos y su poemario El aprendizaje del miedo, un poemario con el que el autor gaditano acaba de alcanzar la tercera edición. 

En un fin de semana en el que la poesía fue protagonista en la ciudad del Pisuerga, Paco Ramos intervino el sábado 11 de febrero en un cartel que completaron Uberto Stabile, Sara Zapata y Gema Estudillo y cuya celebración tuvo lugar en la Librería-Cafetería La Otra. El publicó atestó la sala de la Librería La Otra para confirmar que Valladolid se lanza a capitalizar la poesía, un público que también tuvo el premio de participar en la lectura con el microabierto posterior que se llevó a cabo tras la participación de los poetas en cartel. En dicho microabierto también participaron autores como Guillermo de Jorge, Beatrice Borgia, Boris Rozas o los componentes del grupo poético PerVersos, de la ciudad vallisoletana. 



El pistoletazo de salida de este ciclo en el mes de febrero los dieron el jueves 9 Fran Soto, Uberto Stabile, Guillermo de Jorge y Beatrice Borgia en Herminio's Pub, evento al que le siguió el viernes en el teatro Zorrilla con la participación del poeta leonés Antonio Manilla y la poeta algecireña, aunque afincada en Madrid, Cecilia Quílez. 

Todas las sesiones contaron con un gran número de público asistente.

Desde Lápices de Luna queremos dar la enhorabuena a los organizadores y participantes de este ciclo, así como agradecerles la puesta en marcha de un evento de este calado capaz de poner la poesía de calidad en manos del pueblo. 


lunes, 20 de febrero de 2017

Con la poesía puedes llevar a la otra persona al éxtasis, siempre que se muestre receptiva



ANTONIO GARCÍA CORBACHO / MAESTRO Y POETA




“Con la poesía puedes llevar a la otra persona al éxtasis, siempre que se muestre receptiva”
“Sin el sentimiento sería incapaz de articular un solo verso”
“El vocablo versar me encanta para expresar sentimientos”

El veterano maestro presenta su segundo libro de poemas, ‘Solo quiero versarte’, micropoemas de amor y vida

Antonio García Corbacho es poeta y maestro, aunque el orden de su categoría podría invertirse y ser un maestro que vive la poesía. Hombre de Gaucín, sus escapadas son al huerto que cultiva, donde contacta con la tierra, con el campo. Un veterano educador que se enfrenta a la poesía con una mirada sencilla pero rimada, en el respeto a la palabra. Un hombre de los que todavía cree en una máxima que hoy ha dejado de ser tópica: la cultura os hará libres. Desea educar hombres libres, con conocimiento, para dar armas con las que defenderse de los manipuladores de la mente. ‘Solo quiero versarte’ (Ed. Lápices de Luna) es su último poemario, una obra de micropiezas que no por pequeñas son menos grandes. El amor, la contemplación de lo amado, la resistencia en la cultura, el pueblo, el campo, la vida, y todo en rebeldía contra la ignorancia y la injusticia.


-¿Qué presencia tiene el amor y el deseo en ‘Solo quiero versarte’?
-Abrumadora, como no podía ser de otra forma. Son dos pilares básicos para la inspiración:
“Te desnudé de mil maneras
y esta fue la más hermosa:
Cuando entre tu cuerpo y el mío,
 de tanto amor,
ardió la ropa”.

“Sal de tu guarida.
abandona la cárcel de tus miedos.
Rebosa por encima de tus vértigos,
que te estoy esperando a la salida
para comerte a versos”.
Amor y deseo, fundidos e inseparables.



-¿Qué importancia tiene el sentir en su poesía?
-Mi  poesía está basada, al 100%, en el sentimiento. Sin él, sería incapaz de articular un solo verso:
“Después de mirarnos,
de sentirnos, de abrazarnos,
es imposible, mujer,
que podamos olvidarnos”.

-¿Por qué un título como “Solo quiero versarte?
-El vocablo versar, paradójicamente, apenas se utiliza en la poesía y a mí me encanta para reflejar deseos y sentimientos hacia otras personas. Decidí pedir consejo a algunas personas que me siguen, y esto argumentó una de ellas para decidirse por el título:  Si tuviera que elegir, me quedaría con el de solo quiero versarte por dos cositas. La primera porque es el que por su simpleza, siempre desde mi humilde opinión, expresa más belleza y además porque diciendo 'versarte', utilizas el verso en acción, es decir, que lo conjugas y le arrebatas la pasividad del nombre convirtiéndolo en acción y además con el genial juego de palabras 'versarte-besarte'. Creo que es muy acertado el uso de 'versarte' pues podría bien ser la acción (no solo ya de besarte) sino además de escribir poesía sobre ti, de convertirte en una musa, de querer versarte, escribirte, interpretarte, expresarte y explicarte en verso...solo quiero versarte deja un sabor en la boca a inspiración creadora. La segunda cosita es que en cuanto lo leí, en mi cabeza empezó a sonar 'yo solo quiero caminar' (Paco de Lucía) y esos versos que dicen: yo solo quiero caminar como corre la lluvia en el cristal. Esta letrita me llega al alma por ser sublime y elevada sin dejar por un momento de estar enraizada en la tierra, en lo más simple como es el correr de las gotas de lluvia en un cristal, una idea tan romántica pero que suele usarse más como inspiración para otras cosas que ser en sí misma pura inspiración creadora. Y esto es lo mismo que me evoca el título 'solo quiero versarte' desde el primer momento que lo leí.



-¿Se puede besar con la poesía?
-Absolutamente. No solo eso sino que puedes llevar a la otra persona al éxtasis, siempre que se muestre receptiva.
-¿Por qué micropoemas? ¿Ofrecen una mayor intensidad?
-Indudablemente. Se trata de decir mucho, casi todo, en muy pocas palabras. Si se consigue causan un gran impacto en quienes los leen, porque es muy difícil decir tanto en tan pocas palabras:

“No te preguntes qué me pasa:
Me pasas tú”.
“Dos versos antes de tu despedida
te robé el olvido”.

-En sus poemas se refiere al silencio, a la belleza, a la contemplación. ¿Es un guiño a la poesía amorosa de Neruda?
-Para bien y para mal, soy totalmente autodidacta. Me encantan Neruda, Miguel Hernández, Machado, Lorca, Benedetti, igual que Serrat, Sabina, Fito Páez, en general, la gente que dice cosas importantes, y, además, sabe decirlas. En cuanto al silencio, puede ser el máximo grado de la comunicación. Hay momentos en que cualquier otra cosa solo podría estropear ese instante mágico.
“Robarte una mirada.
Mandarte versos escritos en el viento
que acaricien tu cara.
Y escuchar tu silencio”.
“Hurgué por tu silencio
buscando las palabras
que escondes y que callas
por más que pasa el tiempo”.



En cuanto a la belleza y a la contemplación, solo por vivir donde vivo, sería un pecado capital no disfrutarlas a diario.

-¿Cómo ha conseguido no caer en la cursilería tópica de los poemarios amorosos?
-Mi personalidad es diametralmente opuesta a la cursilería. Ni una palabra más ni un sentimiento menos. Como dice Miguel Ríos, “directo al corazón”.

-¿Cómo define su poesía amorosa? Descríbala.
-Por lo que respecta a este poemario, es una continuación de la pregunta anterior: directa, sin renunciar a la hermosura. Así hay que intentar escribir micropoemas. Al final, lo importante, es la reacción de los lectores.




“No huyas, no temas,
no te pondré ataduras
para quedarte.
No cortaré tus alas.
Solo quiero versarte”.

-¿Se pueden denunciar aspectos sociales a través de unos poemas de amor?
-Totalmente sí. No son para nada incompatibles. Obviamente es más fácil hacerlo a través de poemas más tradicionales en cuanto a su estructura, que con los micropoemas, por la brevedad que llevan intrínseca.
-¿Qué papel juega lo cotidiano, la sencillez de su poesía, en un libro como ‘Solo quiero versarte’?
-Volvemos a lo mismo. Un papel fundamental. El micropoema tiene que ser sencillo y desnudo de adornos banales. Tiene que impactar de forma demoledora en apenas dos o tres versos y sacarte de tus casillas. Sencillo y pasional. Para entenderlo mejor, lean el libro.


SOLO QUIERO VERSARTE, el libro de micropoemas de Antonio García Corbacho, ilustrado por María Sol, lo ofrecemos para celebrar el amor a 12 euros más gastos de envío. Díselo a ella con estos micropoemas que surgen desde el sentimiento de este autor puro, con una poesía sin artificios, directa al corazón. Y no os perdáis las fantásticas ilustraciones. Atendemos vuestros pedidos en lapicesdelunaeditorial@gmail.com. Y va con regalito, una ilustración de María Sol.








jueves, 22 de diciembre de 2016

Pedidos Navideños

Queridos amigos lunáticos, os deseamos unas felices fiestas y un próspero año 2017. Desde Lápices de Luna esperamos que tengáis unas navidades lectoras, por ello os recordamos los libros que hemos puesto a vuestra disposición y que podéis solicitar a la dirección de correo electrónico lapicesdelunaeditorial@gmail.com desde donde rápida y cómodamente os informarán del proceso para que os lleguen cómodamente a vuestro buzón.


Haiku-Sex: El poemario erótico de Juan Luis Tapia al más puro estilo japonés. Toda una joya la edición limitada y numerada con ilustraciones de María Sol. Y si lo pides ahora tendrás el regalo de una ilustración



                                 


Cuerp@s: Una antología de poesía erótica en torno al cuerpo en la que han participado los más destacados autores del panorama poético nacional. Un premio Cervantes como José Manuel Caballero Bonald, varios premios nacionales como Luis Alberto de Cuenca, Felipe Benítez Reyes o Luis Antonio de Villena, Manuel Vilas, Guillermina Royo-Villanova, Andrés Neuman y los autores jóvenes más premiados de nuestra actualidad, como Luna Miguel, Elena Medel o Berta García Faet.


Palabra bajo palabra: Un libro de Pablo Sycet que incluye las letras de 63 canciones que el autor ha compuesto a lo largo de su trayectoria para grupos como Fangoria o solistas como Luz Casal. Todo un referente en nuestra historia musical que ahora ponemos a vuestro alcance.



El aprendizaje del miedo: El poemario con el que el poeta gaditano Paco Ramos ha dado el salto al panorama nacional. Una obra en la que el dolor por la enfermedad y la muerte de la madre se acaba convirtiendo en un acto de amor como homenaje consciente y como tratado de convivencia, un canto a la vida maravillosamente ilustrado por María Kings.



La quinta esquina del cuadrilátero: Una maravillosa obra, de la poeta costarricense Paola Valverde Alier, en el que a través del símil del boxeo la autora nos sumerge en la historia de una mujer que lucha contra el adversario que la somete. Con ilustraciones de María Kings.



Estrecheños: Una antología donde se ha compilado a los mejores poetas marroquíes que escriben sus versos en castellano configurando mucho más que un libro de poemas, una identidad cultural, la de las personas que mantienen esos lazos comunes que abrazan dos continentes, dos territorios que son en realidad una sola identidad estrecheña. Con Abderramán El Fathi, Cloti Guzzo o Nisrin Ibn Larbi, entre otros reunidos por Farid Othman Bentria Ramos







domingo, 30 de octubre de 2016

El aprendizaje del miedo en la Universidad de Cádiz

Tras la exitosa presentación en la ciudad de Córdoba, El aprendizaje del miedo sigue su camino. Esta vez será en la Universidad de Cádiz, dentro del ciclo 'Se ha escrito un libro por...', organizado por el servicio de Bibliotecas que dirige Ricardo Chamorro, donde Paco Ramos presentará este emotivo poemario donde la poesía se convierte en un hermoso homenaje a la figura de la madre. El acto se llevará a cabo en la recién inaugurada Sala de los Libros, dentro del edificio Andrés Segovia, ubicado en la Calle Doctor Marañón de la capital gaditana. La presentación estará a cargo del escritor Eduardo Formanti y será a las 19 horas del jueves 3 de noviembre. 

Como siempre, os pedimos ayuda para difundir este acto y deseamos que nos acompañéis. 



sábado, 15 de octubre de 2016

Presentación de El aprendizaje del miedo en Córdoba

El próximo jueves, 20 de octubre, El aprendizaje del miedo llega a Córdoba. Será en la librería La república de las letras, a las 20'30, donde se llevará a cabo la presentación de uno de los poemarios que más y mejor están dando que hablar en este 2016, un libro en el que a través de la enfermedad y el dolor por la muerte de la madre, el poeta, Paco Ramos Torrejón, lanza un canto a la vida, un grito de convivencia ante la inevitable circunstancia de la desaparición de un ser querido. En palabras del propio Paco Ramos, más que un libro sobre la enfermedad o la muerte, es un libro de amor hacia la figura que a todos nos trae de camino al mundo.
Sobre El aprendizaje del miedo han dicho:

José Abad. Crítico literario del grupo Joly de prensa y comunicación:
"En El aprendizaje del miedo se entremezclan dos cauces poderosos que forman vertiginosos remolinos en la corriente: la certeza de que vivir no es fácil ha de vérselas con la convicción de que vivir es imperativo. Abundan las estampas tristes -me resultó especialmente evocadora, no sé el porqué, la de El arte de los ahorcados-; unas imágenes grises contrarrestadas por una firme voluntad de resistencia a la adversidad: "he decidido vengarme de la muerte, / celebrar el sol, la lluvia, los días de frío, / el otoño que viste las aceras", leemos en Pregunta retórica."



Marina Casado. Poeta, doctora en literatura y periodista cultural:
"La presente obra dibuja un caleidoscopio de emociones, de dolores y esperanzas, de sentimentalidad a flor de piel, en una época en la que huimos a duras penas de la superficialidad poética que nos invade. Paco Ramos, con su consciente verso libre y su intuición humana, se abre así un hueco en el panorama poético actual. Y no podemos sino sentir admiración."



Gema Estudillo. Poeta, filóloga y profesora de literatura:
"Es pues el libro, un magnífico canto de aceptación de la muerte que entronca directamente con la mejor literatura española medieval como en Carpe Diem ( “Somos siervos de la Parca…Ella es quien decide cuando se corta la cuerda” ) o con la voz clara, limpia y consciente de Jaime Sabines ( “Ayer te despedimos en la playa…tu cuerpo,/ podrido de cangrejos,/ ahora es alimento de peces” ). El tono reconciliador con la muerte junto con el uso bien dosificado de bellas imágenes ( “Está mirando la vida en la ventana”, “ Nos alcanza la noche sin saberlo” , “ y a tu cuerpo/ se lo llevó el levante mar adentro” ) son quizás sus mejores aciertos y dan buena cuenta de que, a pesar de ser un poeta novel, conoce bien la técnica y nada es fruto del azar, sino de un arduo trabajo de introspección en lo personal y en lo literario."



PRESENTACIÓN DE EL APRENDIZAJE DEL MIEDO:
LUGAR: Librería La República de las letras. Plaza Chirinos, 6. Córdoba. 20'30 Horas. Presenta Pedro Poyato, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba.


jueves, 13 de octubre de 2016

Presentación de Estrecheños en Tánger

El próximo día 20 en la sede oficial del Instituto Cervantes de Tánger se presenta Estrecheños, nuestra antología poética en la que, reunidos por Farid Othman-Bentria Ramos, compilamos la obra de autores marroquíes que escriben en Castellano.

Aziz Tazi, Nisrin Ibn Larbi, Ben Zahra, Simy Zarrad Chocrón, Abderramán el Fathi, Lamiae el Amrani, Farid Othman-Bentria Ramos, Cloti Guzzo y Moisés Garzón Serfaty son los autores escogidos para este fantástico libro que sirve como puente de unión de dos culturas que conforman una identidad, la identidad estrecheña.

En el diario Mediterráneo Sur han publicado esta crítica sobre Estrecheños

http://msur.es/2016/06/27/othman-bentria-estrechenos/


sábado, 8 de octubre de 2016

Presentación de El aprendizaje del miedo en Córdoba

Paco Ramos, autor de El aprendizaje del miedo, escribe:

"En el 2013, en el interior de una habitación de un hospital de Córdoba, empecé a escribir un libro sin tener consciencia de que escribía un libro. Alguien me decía el otro día que todos necesitamos una actividad, bien sea por afición o por profesión, que sea capaz de mantenernos aislados durante los momentos que nos quitan el aliento, una tabla a la que nos asimos como náufragos.
En mi caso me aferré a aquello que siempre he amado, estudiado e investigado, la literatura, y en aquella habitación comencé a escribir un diario recordando a alguien que decía que la literatura tiene el poder de salvarnos la vida. Un diario en el que se iban sucediendo todas las fases que experimentaba a través del doloroso episodio de la enfermedad de mi madre, porque esa era la mejor forma que conocía para tratar de comprender lo que estaba sucediendo, normalizar una situación que todos sabemos que puede llegar algún día pero aún así negamos cuando llega.
Tiempo después, el poeta Jaime Sabines ajusticiaba en unos de sus versos una sentencia que unificaba todo el proceso: "Maldito el que crea que esto es un poema." Y comprendí que Sabines, cuando escribía sobre la enfermedad y muerte de su padre, no era consciente de hacerlo con la intención primigenia de construir materia publicable, sino que estaba tratando de exorcizar un dolor que gritaba desde adentro, desde lo más profundo de sus entrañas, como ya habían hecho otros muchos desde Jorge Manrique.
Entonces supe que aquel diario, siendo como es la poesía el mayor acto de verdad, debía de convertirse en un poemario. Así surgió el libro que tantas satisfacciones me está dando, un libro que más que hablar del dolor, la enfermedad o la muerte, supone el mayor acto de amor que jamás podré hacer como homenaje a la persona que más y mejor me ha querido, mi propia madre, cuya luz sigue brillando en esos versos.
El libro es una realidad, la editorial Lápices de Luna apostó por él y ha trascendido mucho más allá de lo que nunca llegué a pensar para que, como dice García Montero, de la experiencia individual que provocó su proceso creador se convirtiese en experiencia colectiva. He visto gente llorar en cada una de las presentaciones que se han ido sucediendo, gente que al terminar el acto venía a darme las gracias hablando de esperanza, de convivencia y de presencia de aquellos que jamás llegan a irse.
El próximo 20 de octubre, El aprendizaje del miedo se presentará en Córdoba, ciudad en la que fue engendrado el manuscrito primigenio que en su momento fue un diario, en la librería La República de las Letras. Será un día emotivo en el que no tendré más intención que celebrar la vida junto a todo aquel que quiera acercarse y acompañarnos.
Porque eso es lo que ella querría, que celebrásemos y sonriésemos felices agradeciendo a la vida, orgullosos, todo lo que nos ha dado.
Voy a cometer un nuevo acto de amor y cuántas ganas tengo de hacerlo en Córdoba".